top of page

Nueva normalidad ratificará a Costa Rica como destino para inversión extranjera

Por: Redacción INversión INmobiliaria

Nueva normalidad ratificará a Costa Rica como destino para inversión extranjera
  1. Ubicación privilegiada, sistema de salud y condiciones operativas hacen atractivo al país, pese a pandemia.

  2. Proyecciones prevén que flujos de IED caerían hasta 40% en 2020 y 2021.

La pandemia del COVID-19 provocará un fuerte golpe a los flujos globales de Inversión Extranjera Directa (IED), especialmente en los países en vías de desarrollo y aunque Costa Rica podría experimentar una baja en este indicador, seguirá siendo atractivo para los inversionistas.

De acuerdo con estimaciones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD por sus siglas en inglés), se espera que la IED se reduzca aproximadamente un 40% este año y el siguiente.

“Los flujos de IED a los países en desarrollo serán golpeados especialmente, ya que las inversiones orientadas a la exportación y vinculadas a los productos básicos están entre las más seriamente afectadas por la pandemia.

Las consecuencias podrían durar mucho más allá del impacto inmediato en los flujos de inversión”, detalló la UNCTAD en su informe World Investment Report 2020.

De hecho, indicó el documento, la crisis podría ser un catalizador para un proceso de transformación estructural de producción internacional en esta década, y una oportunidad para una mayor sostenibilidad, pero esto dependerá de la capacidad de aprovechar la nueva revolución industrial y para superar el creciente nacionalismo económico.

El nuevo coronavirus agravó una desaceleración que ya se presentaba en los flujos de IED, provocada principalmente por las tensiones políticas de las grandes potencias mundiales y comerciales.

A raíz de eso, las proyecciones vislumbran una tendencia estancada de -3% y +1% en 2021, como resultado de tensiones políticas y comerciales, así como una perspectiva macroeconómica incierta en términos generales.

“El factor principal que determinará la gravedad de la caída es el desarrollo de la emergencia de salud. El otro elemento clave de incertidumbre será el alcance del daño económico y la eficacia de medidas extraordinarias que los gobiernos de todo el mundo están implementando para apoyar empresas y hogares”, enfatizó la UNCTAD en su informe.

Costa Rica: retos que son oportunidades

En el caso de Costa Rica, de acuerdo con las autoridades del Ministerio de Comercio Exterior (COMEX), aún es muy temprano para generar proyecciones, los procesos de toma de decisión de las empresas para invertir en un país pueden tomar años y se realizan tomando en cuenta muchas variables

Los organismos internacionales se encuentran haciendo ajustes a sus proyecciones internacionales sobre los flujos de Inversión Extranjera Directa, aunque no cabe duda de que esta situación está impactando a muchas economías alrededor del mundo y la labor de atraer nueva inversión será más retadora.

Por ejemplo, la UNCTAD ha hecho ajustes periódicos en las proyecciones de los flujos de inversión a nivel mundial, y mencionó que podría existir una disminución de entre -30% y – 40% comparado a proyecciones previas para el 2020 y 2021, sobre todo en aquellos países severamente impactados por el COVID-19.

“Todavía es temprano para poder determinar sectores con mayor o menor impacto, aunque si tenemos identificados sectores que han crecido y otros que han decrecido en el corto plazo. Estamos analizando interinstitucionalmente y con el sector privado cuál será el comportamiento de la IED globalmente para seguir posicionándonos y continuar trabajando en nuestro clima de inversión con otras entidades”, explicaron voceros del COMEX.

La crisis de COVID-19 ha generado una disrupción en las cadenas globales de valor, reorganizando el mapa mundial de la IED, donde otros países buscarán acercar su producción a los mercados meta algo que abrirá grandes oportunidades para Costa Rica.

“En este punto todavía no tenemos un pronóstico certero de cómo se comportará la llegada de IED al país y la generación de empleo que proviene de estas empresas. No obstante, sí enfrentamos un panorama global desfavorable que sin duda tendrá impacto en nuestros resultados”, indicaron en la cartera de Comercio Exterior.

Y si se pregunta ¿qué sectores serían más atractivos para atraer al país en el marco de la nueva normalidad?, Jiménez fue enfática en que más que sectores podrían plantearse procesos relacionados a servicios o manufactura tecnológica.

Esto debido a la estrategia de reshoring y nearshoring que muchas compañías están analizando, la cual en términos sencillos es traer más cerca de sus mercados meta la producción de bienes y servicios, algo que podría abrir oportunidades interesantes para el país.

Vemos oportunidad para Costa Rica como hub cercano de manufactura y servicios para ofrecer a Estados Unidos (EE.UU). Además, las disrupciones de la cadena de suministro por el COVID-19 pueden generar estímulos y acercar los suplidores a los mercados más grandes. –Explicó Pilar Madrigal, Directora de Asesoría de Inversión de la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (CINDE).

La representante de CINDE reveló que en la parte de servicios hay oportunidades en materia de comercio electrónico, ya que durante la pandemia las ventas en línea se han incrementado, así como el número de empresas que dan el servicio.

El área de Ciberseguridad también representa una potencial ventana de oportunidades. En el 2020, antes del COVID-19 en EE.UU había 7 millones de personas trabajando remotamente. En los últimos 5 años este modo de trabajar ha crecido un 44%.

Siempre en la parte de servicios, la telemedicina, salud y bienestar virtual son áresa de mucho empuje, ya en octubre del 2019, el 39% de los médicos en Estados Unidos usan telemedicina en la atención de sus pacientes.

Poco más de 300 empresas incluidas en el Régimen de Zona Franca generaron un acumulado de 118.245 empleos directos y 58.980 empleos indirectos al cierre de 2019.

Y esto no ha cedido, desde marzo anterior (cuando se anunció el primer caso positivo de COVID-19 en Costa Rica), varias empresas multinacionales han anunciado nuevas inversiones y más fuentes de empleo. East Weast, Samtec, Amazon, ICU Medical, Sykes y Proquinal, son algunos ejemplos de compañías que anunciaron una continuación de sus operaciones en suelo nacional, pese a la pandemia.

¿Se mantiene Costa Rica como destino atractivo para las multinacionales?

Costa Rica tiene varios factores que lo convierten en un destino atractivo para invertir. En términos de capital humano, adopción tecnológica, nivel de educación y gobernanza, el país se ha destacado entre sus vecinos centro y latinoamericanos.

Una de las características que más atraen la inversión extranjera a este país es su talento humano, su clima de negocios y que políticamente, Costa Rica es una de las naciones más estables de América Latina, con una democracia sólida.

Además, un factor adicional es el sistema de salud del país que ha sido reconocido a nivel internacional y que se convierte en un valor agregado de cara a la nueva normalidad.

Sin duda son razones por las cuales establecimos nuestras operaciones en Costa Rica y nos ayudan a reforzar nuestro compromiso a seguir contribuyendo con todos los aspectos de la transformación digital para trabajar para un futuro próspero en esta revolución industrial. La contingencia del COVID-19 cambió la manera como aprendemos, trabajamos, nos comunicamos y es un evento transformacional que impactó a todas las personas y organizaciones de todos los tamaños y sectores y en todo el mundo. –Explicó Ineke Geesink, Gerente País de Microsoft Costa Rica

Desde su perspectiva, la tecnología ha jugado un papel fundamental para que la humanidad sobrelleve la crisis de salud pública. Los colegios y universidades pudieron continuar educando y formando a los jóvenes y niños de manera virtual, como consecuencia de ello, el país ha vivido una transformación en pocos meses que en circunstancias normales, hubiese durado dos años.

En medio de la crisis que vive el país a causa de la COVID-19, el sector de zonas francas significa tener fuentes de empleo. Son empresas que saben que Costa Rica es un país con condiciones de salud adecuadas, y con un gobierno que ha manejado oportuna y positivamente la crisis sanitaria.

Sin lugar a duda, la flexibilidad ante el cambio y la innovación son componentes que se encuentran en el ADN de la estructura productiva del sector de zonas francas costarricense y el valioso talento humano que lo compone.

Hoy más que nunca se necesita una Costa Rica competitiva, para atraer más inversión extranjera y continuar generando más empleos, más exportaciones, más encadenamientos productivos y un mayor valor agregado. Nuestro desafío es lograr que más empresas se instalen en el país, especialmente en zonas ubicadas fuera del Gran Área Metropolitana (GAM), para continuar con la transformación de la estructura económica y productiva nacional, la transferencia tecnológica, el impulso de mentalidad emprendedora, y el fomento de la innovación. -Detalló Carlos Wong, presidente de la Asociación de Zonas Francas (AZOFRAS)

En su criterio, el régimen de zonas francas está sosteniendo el empleo en la actualidad y es la plataforma para promover una reactivación económica.

“La capacidad de generar beneficios claros en generación de empleo, en estabilidad monetaria y en contribuciones a instituciones como la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), así como las importantes compras a más de 10.000 empresas nacionales, permiten actuar como un pilar de la reactivación que necesitará el país”, agregó Wong.

Adaptación: la clave para ser competitivos

Antes de que la pandemia llegara, muchas empresas ya habían elegido a Costa Rica para continuar sus operaciones con grandes proyectos, no obstante, los huéspedes de estas compañías deben adaptarse a las nuevas necesidades.

Este será un elemento clave para que el país pueda destacar en la nueva normalidad y se mantenga firme como un destino ideal para las multinacionales.

En America Free Zone (AFZ) consideramos que esas nuevas necesidades de espacio incluirán dos características principales, tomar en cuenta medidas preventivas para proteger al personal y el requerimiento de que sean espacios dinámicos y versátiles que se adapten a las diferentes circunstancias que pueden enfrentar. -Destacó José Benavides, gerente general de AFZ

De ahí que el desarrollo de esta zona franca, se haya orientado a que sus clientes encuentren en AFZ toda una ciudad empresarial en la que no solo puedan satisfacer necesidades como éstas, sino que cuenten con otros requisitos esenciales para garantizar su operación de manera continua como abastecimiento eléctrico, seguridad y servicio 24/7 los 365 días del año, mientras las personas colaboradoras disfrutan de amenidades que agregan valor a su trabajo.

Este parque empresarial cuenta con un plan de desarrollo 2020-2025 que incluye la construcción de más de 80.000 metros cuadrados en edificios para oficina, invirtiendo más de $100 millones.

Con la construcción de nuestros nuevos edificios E-23, E-24, D-15 y D-16, que están en proceso, y la búsqueda de nuevas facilidades, ya estamos dando pasos firmes hacia nuestra principal meta, que es convertirnos en una ciudad inteligente lista para recibir nuevos clientes que inicien su operación de inmediato, mientras mejora la experiencia que nuestros clientes actuales. Esto permitirá que nuestra comunidad de negocios aproveche los beneficios de las últimas tendencias en tecnología -como ‘big data’, inteligencia artificial, internet de las cosas, ciberseguridad, entre otras- para el bienestar colectivo. -Añadió Benavides

A nivel operativo, las empresas se han ajustado satisfactoriamente a las medidas y protocolos brindados por el Ministerio de Salud, para evitar riesgos de contagio, tanto hacia los colaboradores como inquilinos.

Aris Stamatiadis, gerente país de LatAm Logistic Properties indicó que desde su organización entienden muy bien las necesidades que tienen las empresas (tanto locales como multinacionales) para operar centros logísticos y por esto ofrecen en todos sus proyectos, modernas instalaciones con diseños optimizados en altura, distribución de columnas, pisos súper planos y de alta capacidad, aislamiento térmico, alta relación de andenes, amplios patios de maniobras, zonas de parqueos para contenedores, vehículos livianos y motocicletas, seguridad y mantenimiento 24/7 y amenidades para sus empleados y contratistas.

“En el caso nuestro ya tenemos en Costa Rica un inventario de más de 150.000 metros cuadrados arrendables de bodegas logísticas con una ocupación del 98% y seguimos invirtiendo y apostando por el país. Estamos en fases de permisos y conceptualización de nuevos proyectos para poder seguir ofreciendo instalaciones modernas a las empresas que busquen optimizar sus costos”, explicó Stamatiadis.

¿Está el mercado costarricense preparado para recibir empresas que requieran operar inmediatamente?

El buen desempeño de las empresas que ya operan en Costa Rica, la estabilidad política y social, así como la fuerza de trabajo altamente capacitada acorde a las necesidades del mercado, son características clave para la atracción de Inversión Extranjera Direct (IED).

En esta línea, tendencias que se han potenciado a raíz de la pandemia como el nearshoring o el reshoring de actividades de servicios o manufactura, podrían desencadenar una serie de requerimientos inmobiliarios en el país, en el mediano plazo.

Actualmente, el desarrollo sofisticado del mercado inmobiliario de Costa Rica le permite ofrecer una serie de tipos de espacios con distintas características, acorde con los variados requerimientos de las empresas. En línea con lo anterior, las tasas de disponibilidad del mercado permiten que exista un sano balance entre las variables de oferta y demanda.

“A pesar de que existe un importante impacto en términos de IED en el país, las actividades y exportaciones de las empresas bajo el Régimen de Zona Franca reportan un menor impacto en comparación con los demás regímenes, principalmente por la naturaleza de sus operaciones. Debido a ello, el nivel de impacto de la pandemia en el ámbito inmobiliario depende de la industria a la que pertenezca cada empresa”, declaró José Ignacio González, Market Research & Consulting Director de Cushman & Wakefield | AB Advisory.

La firma además recomendó algunas acciones para garantizar la seguridad de los colaboradores en sus centros de trabajo, ya sean oficinas o industrias; y todas implican una ampliación del espacio para cumplir con el distanciamiento social. Entre ellas:

  1. Control de acceso: protocolos para la gestión de la seguridad y la salud, así como indicaciones claras sobre los procesos de recepción de personas en el edificio.

  2. Creación de un plan de distanciamiento social: disminución de la densidad de personas, gestión de horarios y patrones de tráfico de la oficina.

  3. Reducción de puntos de contacto e implementar estrictos protocolos de limpieza: puertas abiertas, política de escritorio limpio, plan de alimentos, limpieza de áreas comunes, entre otros.

  4. Estaciones de trabajo a 6 pies: plantea estaciones adaptadas y totalmente equipadas, en las que el usuario trabaja de forma segura; éstas guardan la distancia recomendada entre sí. En el caso de los espacios industriales, aumentar las distancias de las estaciones de trabajo o dividirlas con láminas de plástico, vidrio u otro material.

  5. Estaciones de limpieza: contar con estaciones o puestos de limpieza en puntos estratégicos del edificio, que cuenten con alcohol en gel y toallitas.

Artículo Original: http://www.inversioninmobiliariacr.com/index.php/es/finanzas/item/2238-nueva-normalidad-ratificara-a-costa-rica-como-destino-para-inversion-extranjera

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo